Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Login | Contact us |
  Buscar
» Advanced search
 
Home
IAE Today
Programs
Faculty & Research
Alumni
IAE Hoy
 Home > IAE Today > Press & Communications
IAE in the news
     

El problema central es la inflación

25/03/2012
La Prensa
 
Eduardo Luis Fracchia
 
Persisten las dudas respecto a la evolución de la actividad económica a nivel mundial. La sólida recuperación de los países emergentes contrasta con la relativa anemia de los desarrollados. No es tiempo aún de cantar victoria. El regreso del viento a favor para la Argentina con la soja casi a 500 U$S invita al optimismo.
 
En términos de actividad, la Argentina ha observado en 2010 y 2011 un regreso a las altas tasas de crecimiento después del retroceso que significó el año 2009. La cosecha de soja a pesar de la sequía, el impulso de la locomotora china, el boom del consumo por la financiación con tasas de interés negativas y la expansión del gasto público explican el estado de la economía. Para este año esperamos que el producto avance cerca del 4,0%. En 2012 se estima una cierta desaceleración. De hecho, el boom de consumo de bienes durables parece estabilizarse después de la renovación de stocks y la reducción de los márgenes para el consumo con tarjeta.
 
Mientras tanto, la inflación sigue siendo la gran debilidad de la economía doméstica. Para el Indec la suba de precios es cercana al 10% anual en 2012. La inflación se ubicaría en 25%. Desde el Gobierno, la inflación continúa siendo ignorada. Con un tono moderadamente crítico las universidades nacionales cuestionaron en su momento la intervención señalando los graves errores cometidos, la pésima preparación del Censo Nacional y los cambios internos que elevaron en un 50% el personal aun cuando la producción de informes cayó. Pero el problema no es sólo la negación de la manipulación de la información, sino también la desmedida presencia del gasto público sobre la demanda agregada y un Banco Central demasiado inclinado a la emisión, en particular con la modificación reciente del Carta Orgánica. En este sentido la virtual desaparición del Programa Monetario sienta un precedente preocupante desde que le quita cualquier dejo de institucionalidad que podía llegar a presentar el instrumento. Poca utilidad tienen las metas si las vamos cambiando a medida que nos acercamos a ellas. Aunque eso no parece preocuparle a esta gestión que ha decidido encarar el problema de los precios sólo a través del atraso cambiarlo. La virtual fijación del tipo de cambio como ancla nominal genera el recurrente problema del retraso.
 
NO A TODOS
 
Por supuesto, el fenómeno inflacionario no afecta a todos por igual. Mientras los afiliados de sindicatos poderosos consiguen ajustes que compensan los aumentos de precios, logrando incluso elevar el salario real en algunos casos; los trabajadores informales y los receptores de rentas fijas como jubilados o beneficiarios de planes sociales son los más perjudicados. En este punto se plantea una paradoja interesante. Durante el primer semestre de 2010 se implemento la medida redistributiva más importante de la era kirchnerista después del Plan Jefes y Jefas, la Asignación universal por hijo.
 
La medida verdaderamente constituye el programa de transferencias más ambicioso en décadas con un grado muy elevado de focalización sobre la población vulnerable. Sin embargo, los datos de pobreza e indigencia del Indec apenas si mostraron una reducción marginal en el período. Esto se explica por la pérdida de valor adquisitivo. No es en vano recordar que Lula comprendió rápidamente que ninguna política redistributiva tendría éxito a menos que se desterrara la inflación. El Banco Central de Brasil implemento con éxito el esquema de metas de inflación y el popular político brasileño se despidió con una popularidad destacable a pesar de no haber crecido tanto como Argentina. Para aprender...
 
 
    
Skip to main content